jueves, 11 de junio de 2009
Pasados los años, el amor volvió a ser una de las prioridades en su vida. Esa misma noche, una gran luna llena iluminaba la habitación mientras él no paraba de vomitar. Algo le había sentado mal.

2 comentarios:

Aniram dijo...

No se habia dado cuenta de ello antes.

Chafan dijo...

Coño, me transportó. Tengo un pensamiento bastante recurrente respecto a esto que has escrito, lo tengo desde hace tiempo.