jueves, 9 de octubre de 2008

enjaulados

acabarán por volverme un loco peligroso. enjaulados en sus más básicos deseos de éxito, embriagan sus máscaras hasta parecer ellos mismos y son observados por señoritas de dudosa reputación. aún así permanecen felices teniendo todo lo que necesitan, pero a estas últimas horas afloran sensaciones de abatimiento y la mentira pesa como una losa arrastrada por la playa.
yo soy el único que tiene la llave de la ventana al mundo platónico de las ideas.-tan jóvenes como tú-. los pájaros saben lo que hacen cuando escapan de la noche entre las ramas, observando el circo sinfín de la ciudad, y al final todos salimos perdiendo.

2 comentarios:

Olimpia. dijo...

Odio a Platón.

En realidad sólo era un maldito gay resentido.

Viva Ortega, el puñetero amo.

Y después de esta diatriba de individua de la peor calaña del ghetto ¿qué tal te va por el mundo de las ideas, perro del infierno?

chafandika dijo...

No todos los deseos e ideas se quedan tras los barrotes, no me jodas eh.