viernes, 30 de mayo de 2008

ave maría purísima

esta noche rezo a la santísima virgen de mi soledad, que ya se ha follado a tanta gente que de virgen solo le queda el manto. eso si, es un manto que abriga y no deja entrar a los mosquitos, que buscan chuparme la sangre para luego quedar plasmados y llenos de sangre en la blanca superficie.
no hay que dejar de mimar la devoción aunque te tire más la obligación.

1 comentarios:

esteff dijo...

yo también le rezaré, aunque a mi esos de ahí arriba nunca me escuchan.