domingo, 3 de febrero de 2008

¿Eso es un Patíbulo? ¿Es para nosotros?




Cuando la boca aún me sabe a fiesta y no me dio tiempo a quitarme la peluca, me sorprende este viento tan fuerte que se lleva mis ideas espaciales.

Ayer de vuelta vi un circo ambulante, policías bailando con tambores, esquimales lanzando botellas, niños intentando levantarse del suelo, ebrias lobas en medio del mar, miradas perdidas, princesas vampiras.



Mi cabeza no se despega de la pared, y ahora que me llaman así, recuerdo a las pocas personas que conozco. Aún tengo en la retina tu esquiva mirada en medio de toda esa gente que no sabía nada.

No hay mucho que pensar, comienza a andar e intenta entrar en el coche sin caerte, sube la música, tomate un respiro, concéntrate y no mires atrás. La fiesta sigue ahí fuera, pero hoy no es tu día, entiéndelo, perdiste todo lo que tenías para apostar, ¡¡No hay más vergüenza!!.



Me entristece Auschwitz y ese tren lleno de judíos camino del genocidio, sin agua, sin pan y sin esperanza. Amontonados como animales entre cuatro tablas de madera, suicidios y oraciones camino del paraíso, ¿entiendes?.

También estoy torcido por Samarra, Iraq, río Tigris, soldados americanos, niños bomba, trabajadores y ancianos. Niñas de jugar con las muñecas con la dignidad arrancada por un action man de Los Angeles, después quemadas y todo lo que te puedas imaginar.

¿Y qué me dices de Kenia? amontonados en una esquina, en una mala situación, intenta que tu balón no cruce la calle o no podrás ir a por él. Da igual, si les miras te acribillan, aunque tengas ocho años, aunque tengas setenta y dos.

No quiero ser trágico, pero en esta habitación está ocurriendo de todo.

2 comentarios:

Vestida de domingo dijo...

Me gusta tu fotolog si eres /alexblanco; ahora me gusta también tu blog.
No daré nombres, tampoco me ibas a conocer... Muchos kilómetros más al norte.
Me pasaré más por aquí.

Coincidimos en gustos, ya nos leeremos.

Chao!

esteff dijo...

Las cosas pasan en el mundo y dejan nuestros propios problemas a la altura del betún. Hoy no iba a ser un buen día para mí, probablemente tampoco lo sea después de leerte, pero me has hecho pensar en lo afortunados que somos de solo tener que preocuparnos por gilipoyeces como las que me quitaron el sueño anoche y la concentración para estudiar esta mañana. He necesitado venir a leerte y me has hecho pensar que soy afortunada por haberme podido levantar esta mañana aunque una horrible frase actuara como despertador y también por no temer cruzar a por el balón a la otra acera.
Un Saludo